Campamento de Jóvenes en Katueté

Congregación Evangélica Alemana de Asunción

Campamento de Jóvenes en Katueté

julio 19, 2018 General 0

Desde el Martes 10 hasta el Sábado 14 de Julio tuvo lugar en las instalaciones de la Congregación de Katueté nuestro Campamento de Invierno para jóvenes, que se realiza siempre en la primera semana de vacaciones de invierno.

Fueron más de 170 jóvenes, sin contar los acompañantes, pastores y vicarios; también de nuestra Congregación fuimos tres jóvenes acompañados de nuestro pastor Christian Stephan.

Todos los campamentos son únicos e irrepetibles. Cada uno de ellos tiene una anécdota, situaciones, chistes, apodos nuevos o algo característico que lo mantendremos en nuestra memoria por siempre. Así también pasó durante la semana pasada.

Durante esos días, estuvimos aprendiendo y debatiendo sobre el tema “Iglesia y Sociedad”. Sobre el impacto que podemos tener nosotros como comunidad de fe en la sociedad. Hubo charlas tales como “Campo y ciudad”, donde el disertante compartía su experiencia de ser un joven del campo y el paso a vivir en una gran capital (Buenos Aires) para luego volver a vivir en el campo. Haciendo énfasis en el gran choque de realidades. También hubo una charla sobre la educación, cómo esta nos influye y cómo esta puede cambiar nuestra realidad.

Los talleres presentados también fueron de mucho interés para los jóvenes. Entre ellos el de “Fotografía”, donde les enseñaban a los jóvenes cómo sacar mejores fotos, etc. También se presentó el Taller de “Cine debate”, en el cual se presentaba videos y cortos a los jóvenes, quienes debían debatir con respecto al mensaje que el video quería transmitir. Por otra parte, también se realizó el Taller de “Recreación”, en el que realizaban diversos juegos con los jóvenes, pasando un buen rato y aprendiendo juegos y dinámicas para su grupos.

El participar de un Campamento aun cuando te digan “sos muy joven” o “estás muy mayor para esas cosas”, siempre te dejará algo en tus recuerdos y en tu corazón. Volver a encontrarse con esos amigos que durante el año y la vida cotidiana es difícil de contactar, no tiene precio. El compartir el tereré con gusto con aquella sonrisa que te parece conocida de un campamento anterior, sin ninguna incomodidad que muchas veces la distancia produce, aún sin acordarte del nombre.

Últimamente al final de cada campamento siempre termina en gran emoción acompañado de lágrimas y de risas, esperando alguna vez el reencuentro con el otro. Yo creo que no es sólo la buena onda de los jóvenes, creo que es algo más.

¿Qué opinas vos? ¿Te animás a participar?

Sofía Ltaif Müller

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *